Tag Archive | "National Geographic"

Tags: , , , , , ,

Nueva edición del concurso fotográfico National Geographic Traveler

Posted on 28 junio 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

Another World – © Fred An / National Geographic Photo Contest.

Otro año más (y con este van ya veinticuatro) la revista National Geographic Traveler convoca su popular concurso de fotografía, enfocado a la temática de viajes. La fecha límite para el envío de fotografías debería haber pasado ya, pero ante el gran éxito de la convocatoria los organizadores han decidido prolongarla hasta el próximo 11 de julio (¿tienes alguna foto espectacular de tus últimas vacaciones? ¡Aún estás a tiempo!). El concurso cuenta con cuatro categorías (Retratos de viaje, Escenas exteriores, Momentos espontáneos y Sentido de pertenencia).

Alone – © Takaki Watanabe / National Geographic Traveler Photo Contest

El año pasado el concurso logró reunir más de 13.000 fotografías enviadas desde lugares de todo el mundo (puedes ver las ganadoras aquí). Por ahora te dejamos con algunas de las fotos enviadas este año, y que han sido seleccionadas en distintas categorías por los editores de la revista. Puedes ver una selección mayor en The Big Picture, el magnífico blog fotográfico de la web del The Boston Globe, y en la propia web del concurso.

The ice cave experience – © Kamil Tamiola / National Geographic Traveler Contest.

Divine – © Colin Roohan / National Geographic Traveler.

Lost in time – An ancient forest – © Ken Thorne / National Geographic Traveler.

Entradas relacionadas:

Steve McCurry: retrospectiva

Kodungalloor Bharani, el festival de los oráculos

Las mejores fotografías… según Smithsonian Magazine

XV Premio de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña

Concurso de fotografía humanitaria

Comments (2)

Tags: , , , ,

¿Son éstos los huesos de Juan el Bautista?

Posted on 26 junio 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

La semana pasada, casi coincidiendo con la festividad de Juan el Bautista en el calendario cristiano, los medios de comunicación de buena parte del planeta se hicieron eco de una sorprendente noticia: un equipo de investigadores de varios países aseguraba haber descubierto en una antigua iglesia de Bulgaria unos restos óseos que podían corresponder con los del santo mencionado en el Nuevo Testamento, y a quien los Evangelios atribuyen haber bautizado a Jesucristo.

En realidad, el hallazgo de los huesos se había producido en el año 2010, cuando un arqueólogo búlgaro, Kazimir Popkonstantinov, los descubrió en el interior de un pequeño sarcófago de mármol durante una excavación en una iglesia dedicada a san Juan Bautista que se encuentra en la isla de Sveti Ivan –San Juan, en búlgaro–, cerca de la localidad costera de Sozopol. Desde aquel momento comenzó un estudio de los restos óseos para determinar su antigüedad y origen. Los primeros análisis determinaron que parte de los huesos eran humanos –un diente, una costilla, parte de un cráneo, un cubito y un nudillo de la mano derecha–, mientras que el resto, más antiguos y de mayor tamaño, eran huesos de animales (concretamente de vaca, caballo y oveja).

Las noticias de la semana pasada recogían los resultados de los análisis realizados por un equipo de expertos en pruebas de radiocarbono de la Universidad de Oxford, dirigido por los profesores Thomas Higham y Christopher Ramsey. Este estudio fue complementado con el realizado por los doctores Hannes Schroeder y Eske Willerslev, de la Universidad de Copenhague, quienes consiguieron reconstruir la secuencia genética completa del ADN mitocondrial de tres de los huesos. Uniendo los datos de unos y otros, los especialistas han determinado que los huesos encontrados en Bulgaria pertenecieron a un hombre que vivió en el siglo I d.C. y cuyo origen más probable era Oriente Medio.

Unos datos que, como destacaron los especialistas, parecen coincidir con la historia de Juan el Bautista narrada en el Nuevo Testamento. De ser efectivamente restos del esqueleto del Bautista, el hallazgo supondría que los científicos tienen en su poder restos de ADN de un pariente de Jesucristo. El problema, como el propio profesor Higham se apresuró en destacar, es que no se conservan fragmentos óseos de origen fidedigno ni del Bautista ni de Jesús, lo que impide cualquier comparación.

Imagen de los huesos descubiertos en Bulgaria | Crédito: Universidad de Oxford.

Por otra parte, aunque los estudios han demostrado que los huesos pertenecen a un varón de Oriente Medio que vivió en el siglo I de nuestra era, ese hecho por sí solo no demuestra que se trate del personaje citado en las Escrituras. A pesar de este importante detalle, Higham explicó que los resultados de radiocarbono resultaron toda una sorpresa, pues dado que la iglesia en la que se hallaron data del siglo V, pensaban que los huesos serían de esa época o más recientes.

De forma paralela a los análisis practicados por Higham, Ramsey y los especialistas de la Universidad de Copenhague, otro investigador de Oxford, el Dr. George Kazan, realizó una búsqueda en los documentos históricos. Según Kazan, existen evidencias de que a finales del siglo IV monjes de Jerusalén sacaron de la ciudad reliquias atribuidas al Bautista, que acabaron en Constantinopla, donde se construyó una iglesia para custodiarlas.

En opinión del historiador, es posible que durante los siglos V o VI parte de aquellas reliquias hubieran llegado al monasterio de Sveti Ivan a través de algún miembro de la élite de Constantinopla, con motivo de la edificación o la dedicación del templo búlgaro a Juan el Bautista.

Esta hipótesis podría tener cierto sustento, pues cuando los arqueólogos búlgaros encontraron el sarcófago de mármol con los huesos humanos también descubrieron a poca distancia una pequeña caja hecha de piedra volcánica en la que se lee una inscripción en griego antiguo. Dicho texto hace referencia a Juan el Bautista y su festividad, y también menciona a un tal Tomás, que se encomienda a Dios para poder cumplir su misión.

Urna con los restos óseos descubiertos | Crédito: Kazimir Popkonstantinov.

El equipo de investigadores cree que este Tomás pudo haber sido quien trajo las reliquias del Bautista desde Turquía, pues los estudios indican que parece probable que la pequeña caja fue labrada en la región turca de Capadocia. Según los arqueólogos, esta caja de piedra volcánica habría sido la urna original de los huesos, que al llegar al monasterio de la isla fueron traspasados al sarcófago de mármol.

En cualquier caso, aunque dicha hipótesis fuese correcta seguiría sin demostrar que los huesos pertenecieron a Juan el Bautista. Entre otras cosas, porque no existen evidencias históricas de su existencia fuera de los textos sagrados y porque además son decenas los enclaves que se atribuyen la custodia de los restos mortales del profeta –incluso en países de credo musulmán, pues también en el Islam se le profesa devoción–.

Además, tal y como ha señalado el investigador británico Andrew Millard, de la Universidad de Durham, aunque en el siglo IV unos monjes de Jerusalén hubieran llevado las reliquias del Bautista hasta Constantinopla, aquellos religiosos no tenían forma de identificar con seguridad si los restos que exhumaban eran los del santo o los de cualquier otro hombre de la época de Jesús, por mucho que alguna arraigada tradición señalara una tumba concreta.

Pese a esta larga lista de inconvenientes, los responsables de la Iglesia Ortodoxa Búlgara –propietarios actuales de los restos– no han dudado en exponer públicamente los huesos en Sofía, la capital del país. Esta exhibición de las reliquias, junto con el rocambolesco robo de uno de los huesos y la realización de un documental sobre el hallazgo por parte de National Geographic –que ha financiado parte de los estudios–, ha terminado por disparar la popularidad de un hallazgo que, en otras circunstancias, habría pasado totalmente inadvertido.

Fuentes:

Dating evidence: relics could be of John the Baptist (ScieceDaily)

John the Baptist’s bones found? (National Geographic News)

Entradas relacionadas:

¿Es esta la evidencia arqueológica más antigua del cristianismo?

Arqueología bíblica: entre la Ciencia y la fe

Comments (1)

Tags: , , , , , , ,

Brasil histórico en la National Geographic Store

Posted on 12 junio 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

En su día publicamos aquí una interesante entrevista con Ángel López-Soto, fotoperiodista, miembro fundador y actual presidente de GEA Photowords, una organización sin ánimo de lucro que practica un periodismo comprometido con la ayuda del poder de las imágenes. También hablamos hace poco de las actividades culturales que está poniendo en marcha la National Geographic Store (NGS), la tienda que desde hace algún tiempo tiene la célebre sociedad geográfica en la Gran Vía madrileña.

Teniendo intereses tan comunes, era lógico que más temprano que tarde ambas organizaciones acabaran haciendo algo juntos, y este próximo viernes 15 de junio, a las 20 horas, tendrá lugar la conferencia-proyección “Brasil histórico”, dentro del ciclo ‘Viajes y Viajeros’ que programa la NGS. La charla contará con la participación de dos miembros de GEA Photowords, el escritor Javier Moro –ganador del Premio Planeta 2011 por su novela El Imperio eres tú– y el ya citado Ángel López-Soto.

Juntos nos guiarán por un increíble viaje al Brasil más desconocido –lejos de los tópicos del fútbol y el carnaval–, descubriéndonos un paraíso lleno de riquezas y contrastes insospechados, producto de un largo e intenso abigarramiento cultural. ¡No faltes!

Lugar: National Geographic Store (Gran Vía 74, Madrid)

Fecha y hora: Viernes 15 de junio. 20:00 h.

Entradas relacionadas:

Viajes y aventuras en la National Geographic Store (Madrid)

Gea Photowords, periodismo comprometido

Comments (0)

Tags: , , , , ,

Steve McCurry: retrospectiva

Posted on 03 mayo 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

¿Tienes cinco minutos libres? Seguro que sí, de modo que no tienes excusa para no hacer click en el vídeo que te ofrecemos a continuación (te recomendamos que lo pongas a pantalla completa) y que reúne en ese escaso tiempo una magnífica y espectacular selección de algunas de las obras más conocidas del fotógrafo Steve McCurry, sin duda uno de los más importantes e influyentes de nuestro tiempo.

© Steve McCurry.

Es posible que en un primer momento su nombre no te diga nada, pero si te decimos que él fue el autor del ya icónico retrato de una niña afgana de ojos penetrantes que nos miraba desde una de las portadas de National Geographic, seguro que te va sonando más. Pero esta no es, ni de lejos, la única instantánea del fotógrafo y periodista estadounidense que se ha grabado a fuego en nuestras retinas. Si veis el vídeo completo, seguro que reconocéis unas cuantas.

McCurry es sin duda alguna uno de los fotoperiodistas más importantes de las últimas décadas, y adquirió fama mundial por sus trabajos retratando la vida de países en guerra como Afganistán, Beirut, Irán o Iraq. Buena parte de sus trabajos han aparecido en revistas como National Geographic, y además es miembro, desde 1986, de la prestigiosa agencia Magnum y ganador de numerosos premios de fotoperiodismo. Os dejamos con esta retrospectiva de su trabajo elaborada por la no menos mítica compañía fotográfica alemana Leica.

Si os habéis quedado con ganas de más (seguro que sí), podéis ver otras muchas fotografías de McCurry en su página web oficial y su blog, que actualiza de forma habitual.

Entradas relacionadas:

Kodungalloor Bharani, el festival de los oráculos

El festival Holi, a cámara superlenta

Las mejores fotografías… según Smithsonian Magazine

Lewis Hine, un fotógrafo comprometido (Exposición)

Gea Photowords, periodismo comprometido

Comments (2)

Tags: , , , , ,

Un viaje a las entrañas del planeta (vídeo)

Posted on 14 febrero 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

La cueva Son Doong, en Vietnam, está considerada como la más grande del mundo. En su interior existen cámaras de más de cinco kilómetros de longitud y una altura incluso cuatro veces mayor que la célebre Estatua de la Libertad. Si os cuesta imaginaros semejantes dimensiones, os invitamos a ver el siguiente vídeo, en el que el fotógrafo de National Geographic Carsten Peter nos desvela todos los secretos de esta impresionante entrada a las profundidades de la Tierra. El vídeo está en inglés, pero no resulta complicado seguirlo, y además las imágenes hablan por si solas :-)


Fuente: Exploring the World’s largest cave with a National Geographic Photographer (PetaPixel)

Comments (0)

Tags: , , , , ,

La Atlántida NO está en el Parque de Doñana

Posted on 16 marzo 2011 by Javier García Blanco

{lang: 'es'}

Desde hace varios días, medios de todo el mundo han difundido alegremente que un equipo de arqueólogos estadounidenses, liderado por el profesor Richard Freund, de la Universidad de Hartford (EE.UU.), ha descubierto evidencias de la mítica Atlántida. Y, por si fuera poco, su ubicación estaría, ni más ni menos que en el Coto de Doñana. Una buena parte de los medios españoles –entre ellos ABC, El País o la agencia de noticias Europa Press– han dado como buena la afirmación, entre otras cosas porque las pesquisas de Freund parecen respaldadas por la cadena de televisión National Geographic, que casualmente estrenó el pasado domingo 13 de marzo un documental titulado Finding Atlantis (Encontrando la Atlántida).

Según las notas de prensa, el investigador estadounidense habría empleado modernas técnicas, como fotografías vía satélite y uso de georradares –además de prospecciones arqueológicas submarinas– en el célebre Parque Natural, descubriendo lo que parece ser “una ciudad sumergida” en Doñana, con una antigüedad de más de 4.000 años. Además, el documental mostraría “la que es posiblemente la pieza arqueológica más intrigante jamás asociada a la Atlántida”, un relieve en piedra hallado entre ruinas de hace 2.800 años, que representaría a un guerrero atlante defendiendo la entrada a la ciudad mítica. Sorprendente… ¿o no?

En realidad, las “hipótesis” que han vinculado las marismas de Doñana con la Atlántida llevan varios años circulando por distintos medios. De hecho, hace más de seis décadas, el célebre hispanista alemán Adolf Schulten estaba convencido de haber localizado en Doñana los restos de Tartessos –la antigua civilización del sur peninsular–, que en su opinión habría inspirado a Platón la idea de la Atlántida.

Varias décadas después, en el año 2004, la revista arqueológica Antiquity generaba un notable revuelo al publicar un trabajo del ingeniero alemán Rainer Künhe, quien afirmaba que el continente descrito por Platón podía haber quedado sumergido en el Coto de Doñana, idea que planteó a raíz de unas imágenes vía satélite captadas en 1996, y en las que supuestamente se apreciaban posibles construcciones artificiales. La situación se complicó aún más en el verano del año 2009, cuando varios medios españoles, como el diario Huelva Información, afirmaban en grandes titulares que el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) tenía previsto excavar en el Parque Natural para localizar la Atlántida.

Fotografía satélite del Parque de Doñana en la que Rainer Kühne creyó identificar construcciones artificiales.

Por aquellas fechas, un servidor estaba preparando un artículo sobre la percepción mítica que tuvieron los antiguos fenicios, griegos y romanos respecto a la Península Ibérica, así que me pareció buena idea comenzar el texto citando las distintas hipótesis de varios arqueólogos que habían situado en el Parque de Doñana los restos de Tartessos, la civilización que tanto influyó en esa imagen mítica que tuvieron de nosotros los pueblos antiguos del Mediterráneo. Fue así como entré en contacto con Sebastián Celestino Pérez, investigador del CSIC en el Instituto Arqueológico de Mérida, y uno de los arqueólogos que, según las notas de prensa, iba a buscar la Atlántida en el sur de la Península. Como ya imaginaba, la realidad era mucho más prosaica.

Sebastián me explicó amablemente que la única intención de su equipo consistía en “comprobar si en esa zona de la marisma pudo haber asentamientos humanos y en qué época“. Aquellas prospecciones no significaban que estuvieran buscando Tartessos, ni mucho menos la Atlántida, como había dado a entender la prensa. De hecho, el investigador de CSIC aprovechó para manifestar su malestar por el tratamiento sensacionalista que se había dado a la noticia. Finalmente, Sebastián me aclaró que los únicos restos descubiertos durante su investigación se reducían a piezas cerámicas de época calcolítica, nada que pudiera datarse en época tartésica, y desde luego nada que permitiera hablar de la Atlántida algo que, en palabras del investigador español, “no deja de ser una fantasía o una quimera en el imaginario popular”.

Con tales antecedentes, cuando hace dos días comenzaron a surgir las noticias sobre el supuesto hallazgo de Richard Freund, supuse que estábamos ante otro brote sensacionalista. Por supuesto, me faltó tiempo para ponerme en contacto de nuevo con el amable Sebastián, con la intención de que me confirmara si tenía conocimiento de las supuestas excavaciones del arqueólogo estadounidense. Ayer recibí su respuesta y, aunque escueta, no podía ser más explícita y clarificadora: “Estoy fuera y espero poder contestarte con más detalle mañana. Pero te adelanto que conozco bien a Freund y se ha inventado todo. Estuvo invitado unos días en Doñana, y por supuesto, nunca excavó“. Hoy, con algo más de calma, el investigador del CSIC –recordemos que fue uno de los responsables de estudiar, de verdad, posibles restos en Doñana– me confirmaba que él y sus compañeros han estado intentando luchar para desmentir la “farsa de Freund”, y se lamentaba del eco que las afirmaciones del estadounidense habían recibido en la prensa. Por suerte, Sebastián Celestino Pérez y sus colegas están ultimando un artículo científico sobre sus investigaciones durante los últimos cinco años en Doñana donde, por supuesto, no hay ni rastro de la Atlántida.

Es una pena que medios como los anteriormente citados no se hayan tomado la molestia de contrastar la información. Sobre todo teniendo en cuenta que bastaba una rápida visita a la web del CSIC para localizar el correo electrónico de los investigadores citados en varias de las informaciones y confirmar o desmentir tales afirmaciones.

 

Entradas relacionadas:

-Iberia, el Paraíso del mundo antiguo

Comments (28)

Tags: , ,

Las mejores fotos de 2010, según National Geographic

Posted on 30 noviembre 2010 by Redacción

{lang: 'es'}

Como cada año, National Geographic ha dado a conocer su selección de las mejores galerías de imágenes de noticias, en este caso correspondientes a 2010. En la línea con los intereses de la sociedad y sus distintas publicaciones, son fotografías relacionadas con el mundo de la ciencia, la naturaleza o la ciencia. Compartimos con vosotros algunas de las imágenes escogidas, aunque encontraréis más en si pincháis sobre alguna de ellas. En total, diez galerías con instantáneas bellísimas y sorprendentes. Toda una ventana abierta a las maravillas de nuestro planeta.

Sima gigantesca en Guatemala. Crédito: Paulo Raquec.

Rayos durante la erupción del Eyjafjallajökull (Islandia). Crédito: Marco Fulle, Barcroft/Fame Pictures.

Insólito murciélago de la fruta descubierto en Papua Nueva Guinea. Crédito: Piotr Naskrecki, Conservation International.

Elefante Vs. Cocodrilo del Nilo. Crédito: Martin Nyfeler.

Fuente: Best News Pictures of 2010 (National Geographic News)

Entradas relacionadas:

-Ciencia en gigapíxeles

-Premios de fotografía científica Fotciencia

-Monstruos del abismo

-Bichos en el objetivo

Comments (1)

Tags: , , , , ,

Un misterio arqueológico con forma de ataúd

Posted on 30 marzo 2010 by Redacción

{lang: 'es'}

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Michigan que trabaja actualmente en el yacimiento de la antigua ciudad romana de Gabii, a unos 18 kilómetros al Este de Roma, acaba de dar a conocer el hallazgo de un misterioso ataúd de plomo con más de 1.500 años de antigüedad. Al parecer, el peculiar descubrimiento tuvo lugar en el año 2009 –cuando comenzaron los trabajos de excavación–, pero ha sido ahora cuando se han sacado a la luz los detalles del hallazgo.

La pieza de plomo, que pesa unos 360 kilogramos, supone un irritante acertijo para los arqueólogos por diversos motivos. En primer lugar, no era muy habitual que los antiguos romanos empleasen ataúdes para sus enterramientos y, cuando lo hacían, éstos solían ser de madera. De hecho, según ha explicado Nicola Terrenato, uno de los miembros del equipo, sólo se conocen unos pocos ejemplos de este tipo, y siempre en otras regiones. Por otra parte, este tipo de ataúdes suelen tener una forma rectangular, mientras éste consiste en una gruesa lámina de plomo plegada hacia adentro. El material empleado supone, precisamente, uno de los mayores inconvenientes para los investigadores, pues imposibilita el uso de rayos X y cierto tipo de escáner para averiguar qué contiene en su interior, sin que el ataúd resulte dañado.

“Es excitante y al mismo tiempo frustrante, porque no se conocen otros ejemplos similares”, explicó Jeffrey Becker, director del proyecto de la Universidad de Michigan, financiado por la Sociedad National Geographic. Para solventar este problema, los arqueólogos esperan utilizar endoscopias (cámaras de pequeño tamaño) y técnicas de termografía. Si estos intentos fracasaran, intentarían someter al ataúd a una resonancia magnética.

Lo que parece claro, a juzgar por el material empleado y su cantidad (el plomo era un metal muy valioso en la época) es que el ataúd podría contener los restos de una persona muy importante. En este sentido, los otros enterramientos de plomo encontrados en otros lugares podrían ofrecer pistas muy jugosas sobre el “dueño” del ataúd: en dichos casos, los cadáveres se correspondían con miembros de la jerarquía eclesiástica, destacados militares romanos e incluso alguna mujer gladiadora. Esta última posibilidad, sin embargo, parece poco probable en opinión de Bruce Hitchner, profesor de arqueología clásica en la Universidad de Oxford, pues por el sarcófago data de los siglos IV o V d.C., cuando las luchas de gladiadores ya no estaban en auge. En un caso u otro, habrá que esperar a nuevos estudios para resolver este intrigante misterio.

© Fotografía: Jeffrey Becker / University of Michigan

Fuentes:

-An archaeological mystery in a half-ton lead coffin (Eurekalert!)

-Lead ‘burrito’ sarcophagus found near Rome (National Geographic News)

Comments (3)

Tags: , , , , ,

Reductores de cabezas, en acción

Posted on 14 noviembre 2009 by Redacción

{lang: 'es'}

Crédito: National Geographic.

National Geographic News acaba de dar a conocer una sorprendente filmación que podría suponer la primera grabación real de una ceremonia de reducción de una cabeza humana por parte de los shuar (jíbaros). Una apreciación que confirma en un nuevo documental de la cadena el escritor y explorador Piers Gibbon. A continuación compartimos el video con vosotros. Aunque esta en ingles, podéis encontrar una transcripción al castellano un poco más abajo.

TRANSCRIPCIÓN

“El canal National Geographic ha obtenido lo que podría ser la única grabación de una ceremonia real de reducción de una cabeza humana en Sudamérica.

En las profundidades de las selvas más grandes del mundo viven unas gentes que en un tiempo practicaron el infame ritual… de reducir cabezas.

En este especial, el escritor y explorador Piers Gibbon intenta desentrañar si la película es genuina. La filmación fue tomada en 1961 por el explorador polaco Edmundo Bielawski quien, con un equipo de siete personas decidió explorar y documentar la jungla mas grande del mundo: el Amazonas.

La reducción de cabezas solo era practicada por una porción de la población de la jungla amazónica, los Shuar (jíbaros). Esta practica era una forma de justicia sumaria practicada con los enemigos. El proceso de reducción se consideraba necesario para impedir que el espíritu malvado de la víctima buscara venganza.

Gibbon describe el proceso con una recreación:

En primer lugar debía abrirse la parte posterior de la cabeza. La piel era separada del cráneo, con cuidado de no dañar las características faciales. Después se elimina el cráneo y la carne restante. A continuación se introduce la piel en agua hirviendo durante media hora. Con más tiempo, el pelo se desprendería. Después de ser secada al sol, se le da la vuelta a la piel desde el interior.

El proceso es repetido y puede durar seis días, hasta que la cabeza se ha reducido a una sexta parte de su tamaño original.

A continuación lo primero es sellar los ojos, para evitar que el espíritu de la víctima pueda ver. Se colocan agujas atravesando los labios y se atan con una cuerda. Esto evita que el alma pida que su muerte sea vengada.

Gibbon habla con un misionero católico que vivió allí desde la década de los sesenta.

-¿Cómo explicaba a los shuar que debían dejar de tomarse la venganza por su mano?

Él sacerdote confirma que la reducción de cabezas todavía se practicaba en esa época, haciendo posible que Bielawski filmara una ceremonia auéentica. Y conoce al supuesto último guerrero superviviente de este periodo. Le muestra la grabacion, y el anciano confirma que su propio hermano aparece en ella.

[GIBBON] Él y su hermano fueron separados por la guerra, pero sabe que este hermano estaba relacionado con ceremonias Tsanta. Tras hablar con Tsanimp parece que Bielawski filmó en esta zona, pero no puede estar seguro de que tomara la escena de la ceremonia en Tukupi. Pero habiendo confirmado la participación de Kampurims, realmente es posible que Bielawski filmara la única grabación existente de reducciones de cabeza.

El especial Search for the Amazon Headshrinkers (En busca de los reductores de cabezas del Amazonas) se estrena el domingo 15 de noviembre.”

Crédito fotografía y vídeo: National Geographic.

Fuente: Rare headshrinking footage confirmed? (National Geographic News)

Related Posts with Thumbnails

Comments (3)

Advertise Here

Fotos de nuestro álbum de Flickr

Ver todas las fotos

Advertise Here
Si quieres información sobre publicidad escribe a contacto@redwebunity.com

Publicidad