Planeta Sapiens | Archive | Antigua

Archivo | Antigua

Tags: , , , , ,

Maestros del caos (conferencias)

Posted on 18 marzo 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

Hace un par de semanas os informamos de la inauguración de la interesante muestra ‘Maestros del Caos: artistas y chamanes’, que puede visitarse en el Caixaforum de Madrid hasta el próximo 19 de mayo. Tal y como os explicamos entonces, la exposición realiza una aproximación a la creatividad y religiosidad humana desde un punto de vista antropológico y etnográfico, un viaje a través de los rituales, las fiestas, las bacanales y los conjuros que se han realizado en muchas culturas para pactar con las fuerzas del caos y proteger a los hombres.

Volvemos a ocuparnos de esta exposición para recordaros que a partir del próximo 3 de abril, y de forma paralela a la exposición, tendrá lugar un ciclo de conferencias que, desde el punto de vista de la antropología cultural, realizará un recorrido por cuestiones relacionadas con la muestra, como el conocimiento del cosmos a través del conocimiento científico y su manifestación en las distintas artes. Este es el programa de las charlas:

Orden y caos en la teoría antropológica
Ubaldo Martínez Veiga, catedrático de Antropología de la UNED
Miércoles 3 de abril I 19.30 h

El caos creador
Jorge Wagensberg, director científico de la Fundación ”la Caixa”
Lunes 8 de abril I 19.30 h

Chamanismo y arte moderno
Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza
Miércoles 10 de abril I 19.30 h

El hecho teatral como retorno de la transgresión
Ignacio Amestoy, autor dramático y profesor de la Real Escuela Superior de Arte Dramático
Lunes 15 de abril I 19.30 h

¿No será el orden lo transgresor? Algunas preguntas desde el mundo de la música
Alfredo Aracil, compositor y profesor universitario de música
Lunes 22 de abril I 19.30 h

Retractación y ansiedad en la evolución de la literatura
Antonio García Berrio, catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad Complutense de Madrid
Lunes 29 de abril I 19.30 h

Todas las conferencias tienen un precio de 4 € por persona (50% de descuento para clientes La Caixa). Aforo limitado.

DATOS PRÁCTICOS DE LA EXPOSICIÓN (GRATUITA):

Maestros del Caos: artistas y chamanes (Del 6 de febrero al 19 de mayo). CaixaForum Madrid – Paseo del Prado nº 36, Madrid. Horario: De lunes a domingo, de 10 a 20 horas. Entrada gratuita.

Visitas comentadas para el público general:

Lunes y miércoles a las 19 horas / Martes y jueves, a las 13 horas / Viernes, a las 18 horas.

Sábados, domingos y festivos, a las 12 y a las 19 horas.

Precio por persona: 3 euros. 50% descuento para clientes de La Caixa.

Entradas relacionadas:

El tesoro del Señor de Sipán llega a España

Delacroix en CaixaForum Madrid (Exposición)

Lewis Hine, un fotógrafo comprometido (Exposición)

Jan Van Eyck: Grisallas (Exposición)

El enigma de la momia, en el MARQ

-La aventura egipcia de Gustave Flaubert

-Visita al museo de los horrores

-Moctezuma conquista el Museo Británico

Comments (1)

Tags: , , , , , , ,

2ª Recreación histórica de Los Sitios de Zaragoza

Posted on 12 marzo 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

Los días 2 y 3 de marzo pasados tuvo lugar en Zaragoza la II Recreación Histórica de Los Sitios, en la que participaron más de 400 ‘recreacionistas‘ de 25 asociaciones, llegados de distintos puntos de España y otros países europeos, como Francia, Irlanda, Bélgica o Polonia. Durante el fin de semana, las tropas de los distintos ejércitos napoleónicos y las fuerzas españolas –reunidas en un campamento-museo que reflejaba el aspecto y características de estos enclaves– participaron en distintos actos por toda la ciudad, con desfiles que recorrieron algunas de las calles protagonistas de los hechos de Los Sitios de 1808 y 1809 y un homenaje a los caídos en aquellos dramáticos episodios.

El plato fuerte del primer día, sin embargo, tuvo lugar con la puesta de sol, cuando se recrearon las terribles batallas que tuvieron lugar con motivo de la defensa de las calles de la ciudad durante Los Sitios. Al día siguiente, por la mañana, la acción se trasladó al palacio de la Aljafería, donde se escenificó el asedio y la toma del fortín por parte de las tropas de Espoz y Mina, hito que supuso el fin del dominio francés de la ciudad.

Nuestro compañero Javier García Blanco estuvo presente durante los distintos actos de la recreación y realizó un extenso reportaje gráfico que compartimos aquí con todos vosotros. Podéis ver las imágenes a mayor resolución haciendo click sobre ellas.

Armas de un soldado español de infantería | © Javier García Blanco

Preparando las armas para la contienda | © Javier García Blanco

Tropas españolas en el campamento | © Javier García Blanco

Pertrechos del Regimiento de infantería de Línea de Valencia | © Javier García Blanco.

Preparando la pólvora para la contienda | © Javier García Blanco

Gastador y granadero. Regimiento de Infantería de Línea de Valencia | © Javier García Blanco

Soldado sosteniendo una bandera española con la cruz de Borgoña | © Javier García Blanco

Soldados del Regimiento de infantería ligera ‘Voluntarios de Aragón’ | © Javier García Blanco

Caballería francesa | © Javier García Blanco

El mariscal francés arengando a las tropas antes de la batalla | © Javier García Blanco.

Legión del Vístula, soldados de infantería polacos al servicio de Francia | © Javier García Blanco.

Tropas españolas abriendo fuego contra los franceses | © Javier García Blanco – Istockphoto.

Fuerzas españolas abriendo fuego en el castillo de la Aljafería | © Javier García Blanco – Istockphoto

Rendición de las tropas francesas en la Aljafería | © Javier García Blanco

Entradas relacionadas:

Aljafería, la joya de la Ciudad Blanca

La catedral de Burgos, una joya del gótico castellano

Lyon: una escapada a la antigua capital de la Galia

Vienne: historia y patrimonio a ritmo de jazz

Comments (3)

Tags: , , , , , , , ,

“Piratas” del patrimonio español

Posted on 07 marzo 2013 by Javier García Blanco

{lang: 'es'}

Vista exterior de la ermita de San Baudelio de Berlanga (Soria) | © Javier García Blanco.

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, España se vio “invadida” por decenas de cazatesoros, en su mayoría extranjeros, que rastreaban pueblos y ciudades de nuestro territorio a la caza y captura de cualquier pieza artística que fuera posible comprar. Y, por desgracia, era posible comprar casi cualquier cosa: pinturas, piezas decorativas, rejerías, armaduras, retablos, artesonados, fachadas de iglesias e, incluso, claustros o templos enteros, que eran minuciosamente desmontados piedra a piedra y más tarde trasladados al otro lado del océano, generalmente a Norteamérica.

Allí, todas estas joyas del patrimonio artístico español iban a satisfacer el creciente afán coleccionista de un nutrido grupo magnates estadounidenses que, cautivados por una moda hacia todo lo español, estaban dispuestos a pagar grandes sumas por obras llegadas desde nuestro país. Aquella situación dio lugar a un verdadero tráfico de obras de arte y antigüedades en el que no sólo se vieron implicados extranjeros, sino también los propietarios de las piezas que iban a ser enajenadas y otros intermediarios españoles.

En palabras de José Miguel Merino de Cáceres, historiador y experto en la cuestión, el problema alcanzó tal magnitud que la cantidad de obras expoliadas igualó a la de países como Grecia, Egipto o Persia juntos, siendo sólo superada por la sufrida en Italia.

En esta sangría de nuestro patrimonio, que iba saliendo de nuestras fronteras a toneladas, uno de los casos más sonados fue el de la ermita soriana de San Baudelio de Berlanga. En el año 1922, un anticuario de origen italiano llamado León Leví acudió al obispo de Sigüenza –diócesis a la que pertenecía el recinto mozárabe– mostrando su interés por el templo y sus singulares pinturas, actuando en representación de un coleccionista americano llamado Gabriel Dereppe.

Interior de San Baudelio de Berlanga | © Javier García Blanco.

Leví explicó al prelado que su cliente tenía la intención de financiar una restauración del edificio, pero cuando el obispo le informó que los propietarios de la ermita eran varios vecinos de la localidad de Casillas de Berlanga, Leví no tuvo reparos en mostrar sus auténticas intenciones. Tras ponerse en contacto con los dueños del edificio, el cazatesoros y su cliente cerraron un acuerdo con ellos por valor de 65.000 pesetas de la época, cantidad por la que obtenían el derecho a llevarse las fabulosas y únicas pinturas románicas que decoraban su interior.

A comienzos de 1924 Leví ya había arrancado parte de las pinturas, pero la promulgación de una Real Orden obligó a la restitución de las mismas. Aquello dio lugar a un litigio que, pese a lo que cabría esperar, se saldó de forma positiva para Leví, Dereppe y los vendedores de las pinturas, pues el Tribunal Supremo acabó por dictar sentencia a su favor.

Fue así como las inigualables pinturas murales de San Baudelio de Berlanga salieron de España con destino a los Estados Unidos. Una vez en suelo americano, Dereppe las vendió a distintos museos, y buena parte de ellas acabaron en la sección medieval del Metropolitan de Nueva York.

Algunos años después, en 1957, las autoridades españolas negociaron un intercambio con el museo neoyorquino mediante el cual recibían parte de las pinturas de San Baudelio –hoy en el Museo del Prado–. Por desgracia, a cambio se entregó un ábside completo de la iglesia románica de San Martín de Fuentidueña, en Segovia, que los responsables del museo estadounidense utilizaron para construir una parte del edificio de The Cloisters (Los Claustros), una especie de frankenstein medieval levantado en pleno Manhattan y compuesto por fragmentos de distintos templos europeos.

ARTHUR BYNE, EL REY DEL EXPOLIO
Antes dijimos que en aquellos años proliferaron un buen número de extranjeros que dedicaron sus esfuerzos a saquear buena parte de nuestro patrimonio para satisfacer los intereses de un puñado de ricos coleccionistas, generalmente estadounidenses. En este lamentable escenario no faltaron tampoco –justo es reconocerlo–, anticuarios y expertos españoles que ayudaron a unos y otros a llevar a cabo sus fines.

El magnate estadounidense William Randolph Hearst | Crédito: Wikipedia.

Sin embargo, entre este variopinto y singular grupo de supuestos amantes del arte español –muchos de ellos se esforzaban por cultivar una imagen de respetables hispanófilos cautivados por nuestro patrimonio–, destacó de forma especial uno de ellos: el arquitecto y experto en arte Arthur Byne, quien ha sido calificado por Merino de Cáceres como figura clave del elginismo –así se denomina a la práctica del expolio, en “honor” del conde de Elgin, saqueador de los mármoles del Partenón– y “máximo depredador y exportador” de nuestro patrimonio.

A él debemos algunas de las rapiñas más lamentables de aquellos años, en muchos casos destinadas a un mismo comprador: el magnate estadounidense William Randolph Hearst, inspirador del personaje que Orson Welles llevó a las pantallas en Ciudadano Kane. Byne y su esposa –también historiadora– habían llegado a España en 1914 como representantes de la Hispanic Society de Nueva York (ver anexo).

En poco tiempo se convirtieron en figuras habituales en los actos culturales y sociales de la alta sociedad española, e incluso el mismísimo Primo de Rivera les condecoró por sus “méritos” a la hora de difundir y estudiar el patrimonio artístico español. Irónicamente, mientras los Byne aparecían en los diarios como un respetable matrimonio de hispanófilos, amantes de nuestro arte, al mismo tiempo sacaban cientos y cientos de piezas de valor incalculable fuera de nuestras fronteras. Y, por supuesto, lo hacían saltándose buena parte de las leyes españolas, como el propio Arthur Byne reconocía en sus cartas dirigidas a Hearst y a otros clientes, y sin titubear en sobornar a quien fuera necesario: funcionarios, periodistas, policías, inspectores de puertos…

Entre las “hazañas” más conocidas perpetradas por Byne se encuentran la “expatriación” de dos monasterios cistercienses: el de Sacramenia (Segovia) y el de Santa María de Óvila, en Guadalajara. En ambos casos los templos se desmontaron piedra a piedra, se transportaron al otro lado del Atlántico y más tarde fueron reconstruidos en suelo estadounidense.

Restos de la ermita de San Miguel en Sacramenia (Segovia) | Crédito: Wikipedia.

En el caso del recinto monástico segoviano –fundado en el siglo XII–, Byne ejerció como intermediario para Hearst, quien compró buena parte del monasterio en el año 1925. Para llevar a buen término la venta, Byne contó con toda la ayuda que el propietario –“una de las figuras preeminentes dentro de la dictadura militar”– le pudo prestar; eso incluía, entre otras cosas, acallar las críticas en la prensa. Sin embargo, aquella ayuda no fue suficiente, y Byne se vio obligado a ejercer su “influencia personal con el ministro de Bellas Artes”, y conseguir finalmente el permiso para llevar a cabo el traslado. Fue así cómo la sala capitular, el claustro y el refectorio se desmontaron y embalaron en nada menos que 11.000 cajas, cruzando el Atlántico con la intención de ser reconstruidos en suelo americano.

Sin embargo, las dificultades económicas que sufrió el magnate estadounidense impidieron durante años llevar a cabo esta tarea, por lo que las piedras segovianas descansaron en un almacén hasta 1952, cuando otros empresarios las adquirieron con es misma idea. No sería hasta 1964 cuando las estancias del antiguo monasterio recuperaran de nuevo su forma, al reconstruirse en Miami (Florida) para servir como iglesia episcopal y salón de bodas y banquetes.

 El caso del monasterio de Óvila no es muy diferente. Desde la Desamortización de 1835 la finca en la que se encontraba el recinto había estado en manos privadas, y en las primeras décadas del siglo XX el propietario era un tal Fernando Beloso Ruíz. Fue éste quien, “aconsejado” por Arthur Byne, compró al Estado los restos en ruinas del monasterio que se hallaban en su propiedad. El precio de la transacción fue disparatadamente ridículo: 3.130 pesetas de la época. Como en el caso anterior, el comprador final no era otro que William Randolph Hearst.

Aunque el 3 de junio de 1931 el recinto monástico fue declarado Monumento Nacional, ya era demasiado tarde. Para entonces la mayor parte del monasterio de Óvila se había desmantelado y embalado, y apenas unas semanas después salía de España –nada menos que en once barcos– con rumbo a San Francisco. Debido a los mismos problemas económicos que frenaron su proyecto de reconstrucción del monasterio de Sacramenia, Hearst se vio también obligado a guardar las grandes piedras del recinto de Óvila en un almacén. Allí estuvieron hasta 1941, cuando consiguió venderlas a la ciudad de San Francisco.

El claustro del monasterio de Óvila, ya desmantelado, en la década de 1930 | Crédito: Wikipedia.

Por desgracia, la construcción medieval siguió desmontada durante varios años, sufriendo nada menos que cinco incendios, lo que provocó la pérdida de buena parte del mismo. La portada de la iglesia se reconstruyó en 1965 y se instaló en el Young Memorial Museum, mientras que el resto de las piezas se emplearon, desde el año 1995, para dar forma a una nueva abadía cisterciense a unos 200 kilómetros al norte de San Francisco.

EXPOLIO MUDÉJAR
Las actividades clandestinas de Byne se cuentan por cientos, y abarcan prácticamente todo tipo de piezas y creaciones artísticas: pinturas, esculturas, piezas decorativas, armaduras y, como ya hemos visto, incluso edificios completos. Una compra-venta sin escrúpulos que nos privó de algunas riquezas artísticas irremplazables.

Entre las piezas más singulares, y que más atrajeron a ciertos coleccionistas (con el inefable Hearst a la cabeza), están los artesonados y techos mudéjares, en muchos casos de origen aragonés. Según estimaciones de Merino de Cáceres, en las primeras décadas del siglo XX salieron de España más de doscientos de estos techos, y más de la mitad de los mismos fueron adquiridos por dos coleccionistas: Addison Cairns Mizner y el ya citado William Randolph Hearst. Este último habría llevado a América nada más y nada menos que un total de 83 techumbres.

Una de las estancias del célebre “castillo” Hearst | Crédito: Wikipedia.

El excéntrico millonario (ver anexo), calificado por los estudiosos de la cuestión como “acumulador compulsivo”, dio sobradas muestras de su interés por este tipo de piezas, exclusivas de España y relativamente fáciles de desmontar, trasladar y volver a reconstruir. De hecho, no hay más que echar un vistazo a su célebre mansión californiana de San Simeón, conocida como Cuesta Encantada o Castillo Hearst, para descubrir en sus estancias varias de estas valiosas piezas de madera. Entre ellas se encuentran el techo de la llamada Casa del Judío de Teruel, comprada en 1922 por mediación de Byne u otra también de procedencia turolense –aunque sin identificar–, hoy ubicada en el dormitorio principal de la lujosa y excéntrica vivienda.

Otro de estos espectaculares techos comprados por Hearst, en este caso procedente de la localidad zaragozana de Tarazona, se encuentra hoy en una lujosa mansión de Monterrey (México) perteneciente a la familia del empresario Mauricio Fernández de Garza. Éste adquirió la fantástica creación mudéjar en 1975, y se sabe que la pieza perteneció al magnate de la comunicación, que se había visto obligado a desprenderse de ella debido a sus problemas financieros.

No faltan tampoco algunos ejemplos custodiados en distintos museos estadounidenses. En el Metropolitan de Nueva York, por ejemplo, cuentan también con algún artesonado mudéjar de los que Hearst adquirió antes de verse al borde de la ruina.

Y es que por sorprendente que nos pueda parecer, fueron varios los museos que también se beneficiaron –aunque fuera legalmente o al borde de la legalidad–, de las actividades clandestinas de personajes como Byne. Un buen ejemplo lo encontramos en el Museo de Bellas Artes de Boston. Allí, entre sus fondos, se encuentra una impresionante y bellísima portada románica extraída, hace ya 80 años, de la iglesia de San Miguel en Uncastillo (Zaragoza). Los encargados de hacer posible aquel desastre fueron el cazatesoros Kingsley Porter y nuestro ya viejo conocido Arthur Byne. Ambos actuaban como intermediarios de Charles H. Hawkes, por aquel entonces director asociado del museo estadounidense.

Fachada de la iglesia de san Miguel de Uncastillo | Crédito: Museum of Fine Arts, Boston.

A pesar de la reprobable actividad de estos “piratas” de arte, los auténticos responsables en este caso fueron otros: el párroco de Uncastillo y el obispo de Jaca que, aunque legítimos propietarios del templo, propiciaron el lamentable expolio. De hecho, no debemos olvidar que en buena parte de los casos, estas agresiones a nuestro patrimonio no habrían sido posibles de no contar con la permisividad y dejadez –cuando no ayuda directa– de particulares, instituciones y autoridades españolas del momento. En algunos casos por mero interés económico, y en muchas otras por simple desconocimiento y desinterés hacia los tesoros artísticos y culturales de nuestro país.

No hay que olvidar tampoco que, en muchos de estos casos de patrimonio enajenado, iglesias –como la de Uncastillo–, monasterios –como los de Sacramenia u Óvila– o ermitas –como la de San Baudelio de Berlanga–, se encontraban en estado casi ruinoso en el momento del expolio. Es muy posible que en algunos de estos casos, dichas obras de arte hubieran terminado por desaparecer, víctimas del abandono y la dejadez de propietarios e instituciones. Por paradójico que resulte, el expolio las salvó de la desaparición.

En cualquier caso el resultado –terrible para nuestro legado y herencia cultural– es que numerosas obras españolas de todas las épocas, estilos salieron de nuestro país a comienzos de siglo XX para ir a parar a colecciones privadas y museos estadounidenses.

ANEXO. EL ANSIA COLECCIONISTA DE “CIUDADANO KANE”.

Aunque hubo muchos otros personajes adinerados que se sumaron a la “moda” de adquirir piezas de arte español, sin duda alguna William Randolph Hearst (1863-1951) sobresalió por encima de todos. Propietario de uno de los mayores entramados mediáticos de su época (con más de 25 periódicos nacionales, emisoras de radio, revistas, etc.), Hearst se destacó por emplear sus medios de comunicación con fines políticos y comerciales, destacando su implicación en el comienzo de la guerra entre España y Estados Unidos, o su presión contra la Revolución Mexicana. En el caso del conflicto hispano-estadounidense, Hearst fue uno de los principales responsables de culpar a España del sabotaje al acorazado Maine, presionando al presidente McKinley a iniciar la guerra. Es muy probable que sus periódicos no hubieran ejercido una importante presión política, realizando una auténtica campaña antiespañola, el conflicto nunca hubiera tenido lugar.

Resulta irónico que tras esta enconada lucha contra España, Hearst se convirtiera años más tarde en el principal comprador de obras de arte españolas, que generalmente adquiría para decorar las distintas mansiones que poseía por el país. En este sentido, los expertos que han estudiado esta faceta suya destacan que Hearst no fue en realidad con coleccionista de gusto refinado, sino más bien un “acumulador” de obras maestras un tanto compulsivo y excéntrico. Cuando sus problemas económicos comenzaron a acuciarle seriamente, se vio obligado a vender buena parte del material expoliado en nuestro país, que acabó en manos de otros coleccionistas privados o de museos estadounidenses.

ANEXO. LA HISPANIC SOCIETY DE HUNTINGTON. ¿LA OTRA CARA DE LA MONEDA?

Comparado con el resto de millonarios extranjeros que se sumaron a la fiebre de arte español, Archer Milton Huntington fue sin duda alguna un caso completamente atípico. A diferencia de la mayor parte de sus compatriotas, Huntington no adquiría piezas de arte españolas con intención de decorar sus mansiones, de invertir o de hacer negocio con ellas. Muy al contrario, la finalidad de este millonario –hijo del magnate del ferrocarril Collis Huntington–, sincero hispanófilo, pasaba por crear una magnífica colección de arte español.

De hecho, la relación de Archer con nuestro país se remonta a su adolescencia, pues ya con apenas 15 años recibía clases para aprender español. Poco después, a los 22, visitó España por primera vez, y seguiría haciéndolo prácticamente todos los años durante el resto de su vida.

Totalmente ajeno a los intereses comerciales de su padre –nunca se preocupó por continuar el negocio familiar–, Huntington se puso como meta dar forma al mayor museo de arte español e iberoamericano, no sólo para albergar piezas artísticas, sino también para fomentar el estudio y la difusión de la cultura española. Fue así como en el año 1904 fundó en Nueva York la Hispanic Society of America, que sigue activa hoy en día, y que cuenta con la mayor colección artística de carácter hispano fuera de la península ibérica.

La colección de la sociedad, ubicada en Manhattan, cuenta con importantes pinturas de artistas de primer orden como Sorolla, Goya, Velázquez, Zurbarán, Ribera, El Greco, Zuloaga y muchos otros, así como una destacadísima selección de manuscritos, incunables y piezas numismáticas, entre otras muchas joyas de nuestro patrimonio.

Se dice a menudo que Huntington jamás adquirió una sola pieza de arte española mediante transacciones clandestinas, aunque este punto resulta poco probable. En todo caso, hay que reconocer que su intención era la de un sincero amante de nuestra cultura y nuestro arte, y que la institución que fundó es una de las más destacadas a la hora de difundir la riqueza de nuestro patrimonio fuera de nuestras fronteras.

Comments (0)

Tags: , , , , ,

La disección humana más antigua de Europa

Posted on 06 marzo 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

Hasta ahora se creía que tras los estudios realizados en el siglo II de nuestra era por el médico griego Galeno –quien aprovechó su condición como cirujano de gladiadores para estudiar el funcionamiento interno del cuerpo humano– tuvieron que pasar más de mil años (concretamente hasta finales del Renacimiento) antes de que aparecieran textos sobre anatomía más evolucionados. Por esa razón, los investigadores que examinaron un fragmento de momia al que se habían aplicado técnicas de disección muy avanzadas, se llevaron una gran sorpresa cuando las pruebas determinaron que aquellos restos humanos databan del siglo XIII, un momento en el que supuestamente nadie poseía esos conocimientos.

El fragmento de momia en cuestión se corresponde con la parte de la cabeza, cuello y hombros de una persona a cuyo cadáver se seccionó hábilmente el cráneo para extraer parte del cerebro. Ademas, según Phillippe Charlier, científico forense de la Hospital Universitario Raymond Poincaré de Francia y uno de los expertos que participó en el análisis de los restos, la persona que realizó el procedimiento de disección y embalsamamiento también rellenó las venas y las arterias con una sustancia compuesta de cal, cera y cinabrio, que habría ayudado a preservar el cuerpo y a proporcionar algo color al sistema circulatorio.

Vista posterior de la momia | Crédito: Archives of Medical Science.

Según Charlier, cuando él y sus colegas vieron por primera vez aquel fragmento de momia pensaron que había sido embalsamado en algún momento de los siglos XV o XVI, pues mostraba técnicas muy avanzadas. Sin embargo, cuando se sometió a los restos a las pruebas de carbono 14 éstas no dejaron lugar a la duda: el macabro “ejemplar” tiene una antigüedad de unos 800 años, con un margen de error que lo situaría entre los años 1200 y 1280. Serían, por lo tanto, los restos humanos diseccionados más antiguos que se conocen en Europa.

“Era lo más avanzado del momento. Supongo que el autor no había hecho aquello sólo una vez, sino varias, para llegar a ser tan bueno en esto”, ha añadido Charlier, autor junto a varios colegas de un estudio en el que se dan a conocer los resultados de su investigación, y que da a conocer el número de este mes de la publicación Archives of Medical Science. La singular momia, que pertenece a un coleccionista privado, formará parte de una próxima exposición que tendrá lugar en el Museo de Historia de la Medicina de París.

Crédito imágenes: Archives of Medical Science

Visto en: Grotesque Mummy Head reveals advanced medieval science (Livescience)

Otras noticias y artículos relacionados:

Las momias “petrificadas” de Giovan Battista Rini

Un estudio sobre el destino de los cadáveres de criminales

Una momia… ¡hecha de jabón!

Visita al museo de los horrores

El reino de los muertos

Ladrones de cráneos

Comments (0)

Tags: , , , , , ,

Maestros del caos: artistas y chamanes

Posted on 04 marzo 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

El pasado 6 de febrero CaixaForum Madrid inauguró una nueva exposición que, bajo el sugerente título de ‘Maestros del caos: artistas y chamanes’ realiza una aproximación a la creatividad y religiosidad humana desde un punto de vista antropológico y etnográfico. Desde la más remota antigüedad, la lucha entre los opuestos, entre caos y orden, ha sido una obsesión para la mayor parte de las culturas que han poblado los cinco continentes.

Ahora, gracias a la muestra itinerante concebida por el prestigioso museo parisino Quai Branly –cuya única etapa en nuestro país es esta que presenta ahora el centro madrileño de la Obra Social La Caixa–, podemos realizar un viaje fascinante que nos conduce desde lo sagrado hasta lo profano, del caos al orden, a través de los mitos de distintas culturas.

Las diferentes secciones de la exposición nos presentan los mitos que explican el caos y los ritos practicados en torno a esa creencia. Paralelamente a los ritos de dimensión religiosa y sagrada, las fiestas son otro medio, más profano, que permite el desenfreno de las pulsiones transgresivas a través del fenómeno de la catarsis: bacanales, carnavales y aquejares constituyen momentos de inversión social donde lo burlesco y la risa son las respuestas profanas al orden establecida.

La muestra, que podrá visitarse hasta el próximo 19 de mayo, cuenta con una notable colección de piezas y objetos de carácter etnográfico (más de 220 obras en total), que se entremezclan con las creaciones de artistas contemporáneos como Annette Messager o Jean-Michel Basquiat, entre otros. Así, la exposición se convierte en un viaje fantástico a través del mundo de los chamanes, los objetos de poder y las fuerzas del Cosmos.

Como complemento, los responsables del CaixaForum han elaborado un interesante ciclo de conferencias sobre la cuestión y su relación con las culturas y las artes, sobre las que os informaremos en las próximas semanas.


DATOS PRÁCTICOS:

Maestros del Caos: artistas y chamanes (Del 6 de febrero al 19 de mayo). CaixaForum Madrid – Paseo del Prado nº 36, Madrid. Horario: De lunes a domingo, de 10 a 20 horas. Entrada gratuita.

Visitas comentadas para el público general:

Lunes y miércoles a las 19 horas / Martes y jueves, a las 13 horas / Viernes, a las 18 horas.

Sábados, domingos y festivos, a las 12 y a las 19 horas.

Precio por persona: 3 euros. 50% descuento para clientes de La Caixa.

Entradas relacionadas:

El tesoro del Señor de Sipán llega a España

Delacroix en CaixaForum Madrid (Exposición)

Lewis Hine, un fotógrafo comprometido (Exposición)

Jan Van Eyck: Grisallas (Exposición)

El enigma de la momia, en el MARQ

-La aventura egipcia de Gustave Flaubert

-Visita al museo de los horrores

-Moctezuma conquista el Museo Británico

Comments (0)

Tags: , , , , , , , , ,

Arqueólogos españoles descubren el sarcófago de un niño en Luxor

Posted on 31 enero 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

El sarcófago descubierto por los arqueólogos españoles | Crédito: CSIC.

El año pasado por estas mismas fechas os hablábamos del inicio de una nueva campaña del Proyecto Djehuty, una iniciativa arqueológica española en Egipto liderada por el investigador del CSIC José Manuel Galán que lleva realizadas hasta la fecha doce campañas. Ayer, 30 de enero, los responsables del proyecto daban a conocer los resultados de sus excavaciones más recientes en el yacimiento de la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en Luxor, donde encontraron una pieza singular y de gran valor: el sarcófago intacto de un niño que vivió aproximadamente en el año 1550 antes de nuestra era.

El pequeño sarcófago, realizado en madera, mide tan sólo 90 centímetros de longitud, y carece de decoración. Gracias a las primeras radiografías realizadas a la singular pieza, los investigadores creen que el niño, que vivió durante la dinastía XVII, debió fallecer cuando tenía una edad de unos cinco años.

“Este descubrimiento es de especial importancia, ya que se trata de un ataúd intacto y, junto los objetos que lo acompañan, puede aportar gran cantidad de información sobre una época de la historia del antiguo Egipto sobre la que se sabe muy poco”, ha explicado Galán desde el país del Nilo.

Miembros del Proyecto Djehuty junto al sarcófago en el lugar del hallazgo | Crédito: CSIC.

Cerca del sarcófago los arqueólogos descubrieron también ocho shabtis de madera que, al igual que el ataúd del niño, contaban apenas con una fina capa de pintura blanca como única decoración. Además, también se han encontrado varias piezas de lino que contenían el nombre de Ahmose o Ahmose-sa-pa-ir, un príncipe que vivió en los momentos de transición entre la dinastía XVII y la XVIII, y que falleció cuando era sólo un niño. Según han explicado los responsables del proyecto, este jovencísimo príncipe fue venerado como un santo en la necrópolis de Dra Abu el-Naga por espacio de cerca de 500 años. Eso explicaría, en opinión de los investigadores españoles, la presencia de un enorme depósito de más de 2.000 vasijas de cerámica encontradas entre capillas de adobe.

Aunque la mención a Ahmose en los restos de lino encontrados podría apuntar a que esa es la identidad del niño del sarcófago descubierto, los investigadores se muestran cautos con esta posibilidad: “Por los objetos encontrados creemos que este lugar de enterramiento podía estar reservado a miembros de la realeza. Sin embargo, aún desconocemos la identidad de la momia encontrada, ya que el sarcófago no contiene ninguna inscripción”, aclaró Galán.

Nota: Podéis seguir el desarrollo de los hallazgos del Proyecto Djehuty a través del diario de excavación de su página web.

Fuente: Hallado el sarcófago intacto de un niño de hace 3.500 años (CSIC)

Entradas relacionadas:

Arranca una nueva campaña del Proyecto Djehuty

Hallazgos españoles en una necrópolis egipcia

Un viaje en 3D por las pirámides de Egipto

Momias con el estómago lleno

Nuevos hallazgos en Egipto

Comments (1)

Tags: , , , , ,

Comienza el estudio de los cráneos iberos ‘enclavados’

Posted on 25 enero 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

Uno de los cráneos descubiertos en Ullastret | Crédito: Museu d’Arqueologia de Catalunya.

En las últimas semanas, el Hospital de Palamós (Girona) ha atendido a unos “pacientes” muy especiales: dos cráneos del siglo III a.C. encontrados en el yacimiento ibero de Puig de Sant Andreu de Ullastret (Girona), que han sido sometidos a distintos exámenes mediante radiografías y tomografías computerizadas. La razón que ha llevado a los investigadores a estudiar estos cráneos empleando estas pruebas médicas que normalmente se reservan a los pacientes vivos es que los restos humanos descubiertos en el poblado tienen una singularidad: ambos aparecieron con clavos de hierro que los atravesaban de parte a parte.

Al igual que otras muchas culturas de la antigüedad, los iberos manifestaron un inusitado interés por las calaveras –tanto las de sus propios héroes como las de sus enemigos–, llegando a dar forma a un macabro culto a los cráneos que se ha podido documentar en varias ocasiones gracias a los restos arqueológicos hallados en distintos yacimientos, como sucedió en el de Ullastret. Los primeros hallazgos de este tipo se produjeron a comienzos del siglo XX, pero hace tan sólo unos meses, en noviembre de 2012, se dio a conocer un nuevo descubrimiento de este tipo en el antiguo poblado ibero de Puig de Sant Andreu, donde se encontraron siete restos craneales, dos de ellos atravesados por claves de hierro.

Los historiadores creen que estos dos cráneos hallados proceden de alguna “decapitación ritual bélica”, y explicaron que los iberos seguramente los exhibían como trofeo en las murallas de sus poblados, para que pudiesen ser vistos por todo el mundo. Una costumbre que quizá adquirieron a través de los pueblos celtas con los que tuvieron contacto, pues es sabido que éstos practicaban la llamada “caza de cabezas”, que luego mostraban atadas a las crines de sus caballos.

El estudio mediante técnicas de radiodiagnóstico de estos “ejemplares” descubiertos en la provincia de Girona constituye solo la primera fase de un estudio iniciado por el Museu d’Arqueología de Catalunya (MAC), que espera aportar nuevos datos sobre esta singular práctica de los antiguos pobladores de la península ibérica.

Fuente: Estudio a fondo de los cráneos de Ullastret / Nuevas evidencias en Cataluña de la ‘caza de cabezas’ de los iberos (El País)

Entradas relacionadas:

Ladrones de cráneos

Descubren en Soria dos cráneos medievales con signos de trepanación

Cirugía cerebral en la Edad de Bronce

Comments (0)

Tags: , , , , , ,

Extraen ADN intacto de la ‘Reina Roja’ de Palenque

Posted on 21 enero 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

La enigmática ‘Reina Roja’ de Palenque | Crédito: Michel Zabe – INAH

En el año 1994, la arqueóloga mexicana Fanny López protagonizó uno de los descubrimientos más importantes de su carrera. Aquel año, mientras estudiaba junto a sus colegas el interior del Templo XIII de la antigua ciudad maya de Palenque, se topó con un imponente sarcófago de 2,40 por 1,20 metros. En su interior esperaba una espectacular y valiosa sorpresa: el esqueleto –tintado de un vivo color rojo– de una mujer que murió hace aproximadamente 1.300 años.

El hecho de que los restos óseos estuvieran en el interior de un sarcófago y cubiertos por cinabrio –la presencia de este mineral explica el llamativo color rojo del esqueleto, origen del apodo de ‘Reina Roja’–, así como el hallazgo de un valioso ajuar y de otros dos esqueletos en la tumba, hizo pensar a los arqueólogos que aquella mujer debió ser una dama importante en su tiempo. Por desgracia, la ausencia de inscripciones en el sarcófago ha mantenido durante años el misterio sobre la identidad de la mujer.

Durante mucho tiempo se barajaron diversas posibilidades para tratar de identificar a la ‘Reina Roja’, todas ellas vinculadas con altos dignatarios de la antigua ciudad maya. En los últimos años, sin embargo, ha ido cobrando cada vez más fuerza la hipótesis de que podría tratarse de Tz’akbu Ajaw, la esposa del poderoso Pakal el Grande y abuela del último mandatario maya. Aunque hasta la fecha se han realizado numerosos estudios científicos sobre los restos óseos, hace apenas unos días se dio a conocer la realización de un nuevo análisis que podría ayudar a confirmar la identidad de la ‘Reina Roja’.

Un equipo conjunto del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana de México han puesto en marcha una nueva iniciativa durante la que se examinarán muestras de ADN intactas extraídas de fibras de colágeno de una de las vértebras del famoso esqueleto. Tanto Lourdes Muñoz, del Instituto Politécnico como Javiera Cervini, experta en geoquímica de la universidad mexicana, destacaron el magnífico estado de conservación de las fibras de colágeno, lo que ha permitido la extracción de una muestra clara de ADN.

El análisis permitirá datar los restos óseos de una forma mucho más precisa y ofrecerá a los arqueólogos e historiadores otros datos de interés. Y, quién sabe, quizá en un futuro próximo sirvan para confirmar definitivamente que la ‘Reina Roja’ fue, en efecto, la esposa del gran Pakal.

Fuente: In new study, Mexican researchers extract intact DNA from Palenque’s Red Queen (Art Daily)

Entradas relacionadas:

Últimos hallazgos sobre la cultura maya

Ofrenda funeraria en un cenote de Chichén Itzá

Arqueólogos en el inframundo maya

Xibalbá, el inframundo maya

Comments (2)

Tags: , , , , ,

Esclavos voluntarios en el Antiguo Egipto

Posted on 17 enero 2013 by Redacción

{lang: 'es'}

Puede parecer increíble, sobre todo para nuestro punto de vista actual, pero es lo que parece desprenderse del reciente estudio del egiptólogo Kim Ryholt, investigador de la Universidad de Copenhague: hace unos 2.200 años, algunos antiguos egipcios eligieron convertirse en esclavos por voluntad propia, para trabajar en los templos. Y no sólo eso, sino que además pagaban mensualmente una cuota para gozar de ese “privilegio”.

Estas son las conclusiones a las que ha llegado Ryholt tras varios años de estudiar con detenimiento unos cien contratos de esclavitud redactados sobre papiros descubiertos en la antigua ciudad de Tebtunis, que gozó de gran esplendor durante el periodo Ptolemaico. En uno de ellos, por ejemplo, puede leerse lo siguiente: “Yo soy tu siervo desde ahora en adelante, y pagaré dos piezas y media de cobre cada mes como cuota de esclavitud ante Soknebtunis, el gran dios”.

Ryholt ha publicado recientemente un artículo sobre la cuestión, en el que explica que muchos de estos contratos no solo incluían al firmante, sino también a sus hijos y a los hijos de éstos. Aunque no queda claro cómo conseguían estos esclavos los beneficios para pagar dicha cuota, Ryholt cree que al igual que en otras épocas, estos esclavos obtenían algunos ingresos realizando ciertos trabajos en su tiempo libre.

Pero la gran pregunta es: ¿por qué alguien en su sano juicio querría convertirse voluntariamente en esclavo? Según el egiptólogo danés, la gente que accedía a firmar estos contratos eran pobres sin recursos, de modo que de esta forma conseguía un modo de sustento para ellos y sus familias, y además se libraban de ser obligados a realizar trabajos forzados mucho más duros y peligrosos. Al parecer, esta singular forma de esclavitud fue una práctica única que solo se ha documentado durante unos sesenta años, entre el 190 y el 130 antes de nuestra era.

Fuente: Voluntary slavery? Ancient Egyptians paid a monthly fee to become temple slaves (Nature)

Entradas relacionadas:

Un viaje en 3D por las pirámides de Egipto

Hallazgos españoles en una necrópolis egipcia

Momias con el estómago lleno

Arranca una nueva campaña del Proyecto Djehuty

Comments (0)

Tags: , , , , , , , ,

Un estudio sobre el destino de los cadáveres de criminales

Posted on 01 noviembre 2012 by Redacción

{lang: 'es'}

En el siglo XVIII se creía que el ‘toque’ de la mano de un cadáver podía sanar algunas enfermedades.

Durante exactamente ochenta años (entre 1752 y 1832) en Inglaterra se prohibió por ley que los cadáveres de criminales ejecutados pudiesen ser enterrados en suelo sagrado. Al negárseles un entierro cristiano, a los reos ejecutados sólo les quedaba dos destinos posibles: ser enviados a facultades de medicina para su disección en clases de anatomía o colgar en la horca para escarmiento y advertencia a otros criminales.

Ahora, un equipo multidisciplinar formado por expertos de la Escuela de Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Leicester, junto con especialistas de la Universidad de Hertfordshire y otros estudiosos acaban de iniciar un estudio (‘Aprovechando el poder del cadáver de un criminal’) que, durante cinco años, pretende ampliar el conocimiento que tenemos sobre esta singular costumbre, arrojando luz y nuevos datos que nos permitan comprender mejor el pensamiento de la Inglaterra de aquella época sobre la muerte, los cadáveres y los delincuentes que terminaban ejecutados por sus crímenes.

En declaraciones a la prensa, la profesora Sarah Tarlow, arqueóloga de la Universidad de Leicester y directora del equipo de investigación, hizo hincapié en la gran oportunidad que supone un estudio de estas características, pues el periodo a analizar se corresponde a un momento de vital importancia para el desarrollo del conocimiento médico moderno, en el que comenzaban a realizarse los primeros estudios anatómicos con criterios científicos.

Pero además de un mayor conocimiento sobre esta etapa temprana de la investigación médica con bases científicas el estudio servirá también para profundizar en otras cuestiones más próximas a la antropología y el folklore, pues en aquellos años existían un sinfín de supersticiones que rodeaban a los cadáveres de los criminales ejecutados. Así, por ejemplo, estaba muy extendida la creencia de que tocar la mano de un hombre ahorcado podía curar el cáncer de cuello, y se pensaba que los suicidas debían ser enterrados con una estaca atravesando sus cuerpos.

“El gran poder emocional que ejercía la visión de los cadáveres de los criminales fue hábilmente utilizado por el Estado para garantizar el cumplimiento de la ley, pero también fueron empleados como fuentes de conocimiento científico y médico; a nivel popular se creía que sus fantasmas acosaban a los vivos, y que sus cuerpos podían amenazar nuestras vidas confortables con su maldad”, explicó Tarlow.

Otro de los investigadores que participan en el curioso proyecto, el profesor Owen Davies, de la Escuela de Humanidades de la Universidad de Hertfordshire, hizo hincapié en que el estudio intentará profundizar también en el uso médico y mágico que se dio a estos cadáveres en distintas culturas de toda Europa: “Una de las cuestiones más fascinantes que estamos investigando es por qué se creía que los cadáveres que, en cierto sentido, emanaban maldad, eran considerados al mismo tiempo como fuente de propiedades curativas para los vivos; en resumen: el cadáver de un criminal era fuente de vida”, explicó Davies.

Además de dar lugar a varios trabajos académicos que se darán a conocer en distintas publicaciones, el equipo planea crear también una página web para compartir una exposición digital con sus descubrimientos, así como mantener un blog en el que ir dando cuenta de sus hallazgos y sus ideas mientras avanza el estudio.

Fuente: Fate of the criminal corpse investigated (Science Daily)

Entradas relacionadas:

El reino de los muertos

Entretenimientos anatómicos del s. XIX

Cirujanos de pesadilla

Related Posts with Thumbnails

Comments (2)

Advertise Here

Fotos de nuestro álbum de Flickr

Ver todas las fotos

Advertise Here
Si quieres información sobre publicidad escribe a contacto@redwebunity.com

Publicidad